miércoles, julio 12, 2006

Terremoto emocional.


Grande Grande canción la que nuestro no menos Grande Rafa nos ofrece. Rescate.
Sed buenos, no os quedéis sólo con la letra, dad un pasito más e intentad escucharla. No es para nada complicado, hacedme caso, hacedle caso. Merece la pena:

"Que pagues el rescate que abajo te indico, yo tampoco me explico porqué no acudí antes a ti, pero nadie puede salvarme"

No es tan dificil, escúchala; es una canción con mucha intención, melancólica, con sentimiento. De un artista más que peculiar, grande, como tú.
De todas formas no olvides/éis que "la función debe continuar".

domingo, julio 09, 2006

Recomendaciones..."Bunbury - El Rescate"


Ultimamente sólo escribo en la sección de recomendaciones... Será que estoy sin inspiración... pero bueno, que sepais que no me olvido de vosotros eh, simplemente es eso: falta de inspiración, en cuanto regrese volveré con mis "historias"

Esta canción que hoy os propongo es de este peculiar artista llamado Enrique Bunbury, ya por todos conocido como el cantante de aquel mítico grupo que tanto me gusta "Heroes del Silencio", y que desde la separación del mismo se ha dedicado a sacar canciones y canciones... unas mejores y otras peores, pero eso sí, todas peculiares.
De este "El Rescate" os recomiendo sobre todo que escucheis atentamente la letra, que es lo que me ha llamado la atención, creo que es una buena forma de contar la historia que a todos alguna vez nos ha pasado... y que tan difícil es actuar cuando estamos dentro de ella.

"Desde la plaza de armas de un lugar cualquiera,
te escribo una carta para que tú sepas
lo que ya sabías, aunque no lo dijeras.
Espero que llegue a tus manos y, que no la devuelvas.

Que pagues el rescate que abajo te indico.
Yo tampoco me explico, por qué no acudí antes a ti.
Pero nadie puede salvarme, nadie sabe lo que sabes,
y tampoco entregarían lo que vale mi rescate.

No hay dinero, ni castillos, ni avales, ni talonarios,
no hay en este mundo, -aunque parezca absurdo-,
ni en planetas por descubrir, lo que aquí te pido.
Y no te obligo a nada que no quieras.
Las fuerzas me fallan, mis piernas no responden;
te conocen, pero no llegan a ti.

Decidí por eso mismo, un mecanismo de defensa.
Y presa como está mi alma, con la calma suficiente,
ser más fuerte, y enfrentarme cuanto antes a la verdad,
sin dudar un segundo, lo asumo, sólo tú puedes pagar el rescate.

Devuélveme el amor que me arrebataste,
o entrégaselo, lo mismo me da, al abajo firmante;
pues no hay en este mundo, -aunque parezca absurdo-,
ni en planetas por descubrir, lo que aquí te pido.
Y no te obligo a nada que no quieras.

Las fuerzas me fallan, mis piernas no responden;
te conocen, pero no llegan a ti.
Y no te obligo a nada que no quieras.
Las fuerzas me fallan, mis piernas no responden;
te conocen, pero no llegan a ti."