viernes, octubre 24, 2008

miércoles, octubre 15, 2008

Personajes de nuestro tiempo: General David Howell Petraeus



El general estadounidense David Petraeus, que traspasó este martes el mando de las tropas de la Fuerza Multinacional en Irak, lideradas por EEUU, ha sido un brillante jugador de ajedrez sobre el tablero del país árabe.


Durante su gestión, Petraeus ha demostrado ser un jugador ofensivo que ha sabido mover ficha para contribuir al descenso de los niveles de violencia en Irak.


Ya lo decía el presidente norteamericano, George W. Bush, cuando comparó a Petraeus con un entrenador de fútbol americano audaz, con mentalidad ofensiva, capaz de convertir una derrota en victoria.


Ante esta responsabilidad, el general, para quien "lo difícil no significa sin esperanza", como dijo a su llegada a Bagdad, en febrero del 2007, ha dado pistas de las claves de su éxito como estratega en el país árabe: "La dureza física y mental son esenciales para el liderazgo. Es difícil liderar por delante si estás atrás en formación", sostiene Petraeus.

Hombre completo


Nacido en el estado de Nueva York el 7 de noviembre de 1952, Petraeus destacó desde su juventud por su facilidad para practicar todo tipo de deportes y por sus dotes intelectuales.
Petraeus, amante del esquí y del fútbol, se licenció en 1974 en la academia militar de West Point, donde acabó con el décimo mejor expediente de su promoción.


Apenas dos meses después de su graduación contrajo matrimonio con Holly Knowlton, con quien tiene dos hijos.


En 1979 fue nombrado suboficial de operaciones de la División de Infantería en Fort Stewart, Georgia.


Cumplió misiones en Haití, Kuwait y Bosnia-Herzegovina, pero no entró en contacto con la guerra hasta 2003, cuando fue destinado al norte de Irak con la División Aerotransportada 101, las llamadas 'Águilas Chillonas'.

Experiencia iraquí


En junio de 2004 fue designado primer comandante del Mando Multinacional para la Seguridad en la Transición de Irak, hasta que apenas un año más tarde fue de nuevo destinado a EEUU al frente del Centro Combinado de Armas, considerado el centro intelectual del Ejército.


Desde allí ayudó a redactar el manual que maneja el Ejército contra la insurgencia en Irak.


Dos años más tarde, en febrero de 2007, asumía el mando de la Fuerza Multinacional en sustitución del general George Casey.


Durante su gestión de diecinueve meses se han reducido drásticamente los niveles de violencia en el país árabe, aunque no se ha ganado la guerra.


Su jefatura ha estado marcada por el aumento de los efectivos militares de EEUU en Irak, uno de los pilares de la estrategia del Pentágono que ha servido para reforzar la seguridad en el país.


"Hace diecinueve meses, cuando comenzó el aumento de las fuerzas de EEUU, Irak estaba al borde de la guerra civil", afirmó Petraeus en su más reciente reunión con los periodistas.

Bagdad, más seguro


También durante su mandato, se han creado los Consejos de Salvación, milicias tribales suníes que colaboran con las tropas extranjeras e iraquíes en su lucha contra la insurgencia y que han contribuido a una disminución de los ataques.


Otros de sus logros ha sido la puesta en marcha del plan de seguridad "Aplicamos la ley", que ha sido crucial para el descenso de los ataques en Bagdad y alrededores.


Petraeus traspasó hoy el mando al general Raymond Odierno en una ceremonia en la base "Camp Victory", cercana al aeropuerto internacional de Bagdad, en el oeste de la ciudad.


Tras dejar Irak, se convertirá en el comandante del Mando Conjunto Central, a cargo de un área que se extiende desde el este de África hasta Afganistán.